Principios pedagógicos

Nuestros principios pedagógicos se fundamentan en el hecho de que cada persona aprende, e incorpora los conocimientos y desarrolla las habilidades y capacidades de manera diferencial, en relación a sus experiencias vitales, a los contextos de socialización y a los recursos de los que dispone. De esta forma, consideramos los siguientes principios pedagógicos como básicos a la hora de desarrollar una metodología del trabajo:

Aprendemos reflexionando sobre lo vivido y sobre lo que tiene significado para nosotr@s.
Aprendemos a partir de la observación de datos y hechos y de nuestros propios procesos cognitivos y afectivos en la ejecución de las tareas y relaciones humanas.
Aprendemos mejor cuando el formador media sentimientos de eficacia y competencia en el desarrollo del rol profesional y no desde la evaluación sancionadora.

Las dificultades de una persona en unos campos suelen estar acompañadas de altas capacidades o recursos en otros ámbitos diferentes y no menos importantes. No se debe perder de vista, que pertenecemos a una sociedad en la que se definen y son exigidas unas técnicas, habilidades y contenidos que debemos adquirir dentro del sistema educativo y más allá de él, para poder desenvolvernos dentro de nuestro contexto social. La mediación entre el poder individual y el deber social es pieza central en un proceso de aprendizaje.